Die my darling


Al obtener mi primer trabajo y abrir mi primera cuenta bancaria, en calidad de adulto, no dejaron de llover las ofertas de productos bancarios tales como prestamos y tarjetas de crédito. Como era muy joven el prestamo no me interesó pero poder cargar en mi cartera una visa o una mastercard era una oferta que no podía rechazar como diría Michael Corleone.

Qué fácil es pagar con el plástico!. Ese dulce sonido que produce el papel cuando se imprime una ves la transacción ha sido aprobada.  Me convertí en una persona con crédito, con tarjeta de crédito. Compraba y sacaba orgullosamente mi tarjeta con la frase: …cárgalo a mi tarjeta…

En principio pagarla no resultaba difícil dado que el monto que tenía como límite era inferior a mi salario pero las estrategias de las entidades bancarias incluyen el aumento del límite de crédito por el buen uso de la misma. Pero gota a gota se rompe una piedra. Cuando el límite excedió mi capacidad de pago inició mi tortuosa vida financiera.

Años y años de pagos parciales. Tasas ascendentes a 80 – 90% anual de interés. Falta de disciplina en el consumo hizo de mi vida un real transito por el tártaro.

Pero hoy siento un alivio tan grande al iniciar un proceso real de sanidad financiera. Estoy tomando las medidas necesarias para no caer y pasarme de contento con los gastos.  Muchas lecciones aprendidas algunas de las cuales comparto:

1. No es bueno tener más de una tarjeta de crédito.

2. El límite de tu tarjeta debería ser menor al total de tus ingresos.

3. Solo gasta lo que has presupuestado.

4. Si te ha ido mal acepta tu realidad y toma medidas. Estas medidas pueden incluir hacer acuerdos de pago y dejar de utilizar tarjetas de crédito hasta que tengas la habilidad de sacarle provecho.

3 Responses to Die my darling

  1. Angie G says:

    A mi me paso igual como cuentas y fue un infierno tenia dos tarjetas y me quede con la que tiene menos credito y ha sido mas facil

    • Jared Ortiz Gonzalez says:

      Así es Angie G. Tener una es suficiente. Mi excusa era dizque para cuando llegaran los días malos, pero en realidad los días malos eran todos los días.

  2. Angel says:

    Es cuestión de disciplina y auto-control.

    Como Lic. en Contabilidad les recomiendo realizar un curso básico de Contabilidad o de Finanzas Personales, así como adquirir los libros de Robert T. Kiyosaki.

    Saludos

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: