Bachata con clase

Fujifilm Finepix E550

Por el 2006 trabajé en una ONG en la que mi trabajo implicaba viajar al interior del país. Por la naturaleza de mi trabajo tenía que hacer fotos de lugares donde se iniciarían los proyectos. En ese momento coincidía mi re-inserción en el mundo de la fotografía con una point and shoot, una Fuji Finepix E550  para ser exactos.

Andando por San Pedro de Macorix, encontré un negocio con una decoración externa muy peculiar que aparentemente era la oficina de un grupo de bachata. Le tomé una foto para continuar con la fiebre de hacer fotos y luego subirla a una red social de fotógrafos. Read more of this post

Adios Saramago

José Saramago

La semana pasada,  a la edad de 87 años,  murió uno de los escritores más importntes de Portugal. Nos referimos a José Saramago como es

conocido, pero Jose de Sousa como debió haberse llamado de no ser por la embriguez del representante del registro civil que anotó su nombre en dicho repositorio de ciudadanos y ciudadanas.

Lo conocí gracias a mi esposa, Alina Brito, quien lo obtuvo en una biblioteca su libro Ensayo Sobre la Ceguera.  Quedé atrapado por la forma de plantear las cosas. De su metodología de escribir, su densa narrativa y una de sus principales características, el no poner el nombre de los personajes en sus obras muchas de sus obras. Uno de sus grandes logros fué en 1985 cuando fué galardonado con el Nobel de Literatura.

En los últimos años  se dedicó a ser bloguero a través del blog El Cuaderno de Saramago. En dondé publicó, en español, algunos articulos cortos de mucho interés.  Indudablememte sus publicaciones  se convertirán en grandes clásicos de nuestra. Les invito a leer alguno de sus libros. Será una experiencia muy gratificante.

Y al día siguiente nadie murió

Portada del Libro

Portada del Libro

No me califico como un lector voraz, me gusta leer, pero me tomo mi tiempo con cada libre que tomo. Tampoco soy un crítico literario, un especialista en redacción o mucho menos. Pero pienso, a partir de este post, compartir algunas de las lecturas que hago.

El título de este post es la primera línea del libro Intermitencias de la Muerte de José Saramago. Esa primera frase te atrapa, te hipnotiza, hace que te preguntes: “…ok y ahora?”. Es algo a lo que el autor portugués nos tiene acostumbrados, a sus inicios espectaculares.

Para quienes no le conocen, Saramago nació en Portugal a principios del siglo XX. Ver biografía.

Volviendo al libro que nos ocupa, en un país del cual no se menciona el nombre, el 31 de diciembre de ese año, un minuto antes del año nuevo, la muerte dejó de trabajar. Nadie murió. Situación que extraño a la sociedad de ese país.

Regocijo nacional. Acaso no es eso lo que queremos? Vida eterna? En la medida en que va avanzando la trama, el autor nos sumerge en una serie de intrincadas historias en tono a este suceso nunca antes visto en la historia de la humanidad.

Jaramago, apodo del autor, como le caracteriza en tres de sus libros que he leído, no utiliza nombre en los personajes pero esto no impide que perdamos el hilo conductor de la historia, más al contrario, nos plantea la tarea de enfocarnos bien en la lectura.

Debo confesar que la lectura de sus libros resulta un tanto complicada, dado que el autor utiliza oraciones sumamente largas en la cual delimita los diálogos con una coma y la siguiente palabra en mayúscula. Es fácil perderse en cuanto a quien dice que.

Saramago, ganador del Premio Nobel de Literatura en el 1998, es uno de mis autores favoritos, una vez lees un libro de su autoría, quedas prendido de su estilo. Léete un libro y verás.