Una pesadilla muy real

Me levanté tamprano, como siempre antes que mi esposa y mi hijo. El niño, quien toma su leche alrededor de las 6:00 am, se quedó dormido entre su madre y yo.

Al salir al comedor, prendo el calentador y me siento en la computadora en lo que el efecto del calor incide en el agua. Todo sucedió tan rápido, solo escuché un pum pum, a lo que atiné a decir: “…ay mi hijo”. Corrí a la habitación y allí estaba, tirado en el suelo, boca abajo y llorando desconsolado.  Su madre que con el sonido del golpe de su cuerpo al caer sobre el piso, desperto con lagrimas y gritos saliendo de toda su existencia, se avalanzo sobre la creatura al mismo tiempo que yo lo hice.

Lo cargamos, lo revisamos, quitamos su pijama para ver cualquier tipo de contusión tapada por el textil. Pasamos la mano por su cabeza buscando el “chichon”,  finalmente no encontrado, revisamos sus brazos y piernas, no encontramos nada, solo las lagrimas que cayeron en mi camisilla

Mi cama tiene aproximadamente dos o  tres pies de altura. De esa altura cayó mi bebé. Fueron minutos surreales para mí y mi esposa. Como era posible que el niño que dejé durmiendo plácidamente en la cama, acorado por mi almohada ahora lloraba por el dolor o el susto de ese evento. De imaginarlo se me hace un nudo, no solo en mi garganta, pero en todo el cuerpo.

Yo creo firmemente que Dios cuida de nosotros y nos damos cuanta cuando nos vemos en situaciones adversas que quizás en ese momento no escalaron a circunstancias mayores.

Como todos los días, dejé al niño con sus abuelos y cuando me despedí de El me regaló un sonrisa que yo interpreto como: “…papi, no te preocupes, estoy bien”.

Hoy la cama no es obstáculo para Isaac. Sube y baja con mucha facilidad. Eso muestra del desarrollo que ha experimentado.

De esto hace más de un año y medio y todavia doy gracias a Dios por haberlo cuidado.

Advertisements

…No solo de madres viviran los niños y niñas

Baño de las Hembras

Camino a una reunión la semana pasada me detuve en una estación decombustible y al entrar al baño me indicaron que el baño de los varones estaba clausurado, que utilizara el baño de las hembras.

Bueno, con cuidado abro la puerta y me encuentro viviendo la experiencia de entrar al baños de las hembras añorada por muchos masculinos. Estando dentro me percaté que había un cambiador de bebé, una plataforma para acostar a la creatura y cambiarle el pañal. De repente me sentí mal, sentí que mis derechos como padre estaban siendo violados en ese establecimiento comercial. Acaso los padres no cambiamos a nuestros hijos e hijas? es una labor solo para las mujeres?

Cambiador

Y en este caso es una pequeñez, pero si observamos en los comerciales de televisión, en los programas dedicados al tema, se orientan las informaciones a que la madre es la encargada del cuidado y protección del bebe y el padre, por el otro lado, quien financie las actividades.

Reconozco que muchos padres no asumen el papel que les corresponde, pero si queremos lograr que los padres se integren activamente a la crianza de los hijos este típo de cosas se deben tomar en cuenta.

Sin palabras…

 

En un nombre que hay?

Mi esposa y yo decidimos abrir un blog para escribir sobre la experiencia de ser padres por primera vez. En realidad ella es quien le ha estado dando calor a ese blog . Reposteo lo que ella escribio hoy.

Ay Julieta, que equivocada estabas.

Aparentemente hay MUCHO en un nombre: muchas opiniones distintas, muchas presiones, muchos significados y mucho pensar. Despues de todo, esto es una decisión con la que hay que vivir de por vida y nadie quiere que su hijo termine traumatizado y acomplejado, o peor aún, que tenga que oir las mismas bromitas poco originales sobre su nombre toda la vida (saben de que hablo, cuando una gente te dice algo que haz oido 80 veces ya sobre como tu nombre rima con una mala palabra o algo así).

A la fecha de hoy, con casi 5 meses de embarazo, nuestro bebé no tiene aún nombre y se han barajado muchos, Abraham, Aaron, Lucas, Daniel, Gael, Isaac, pero aún nada está decidido.

Mi esposo Jared, Dios bendiga su corazoncito, trata de aliviar la presión proponiendo nombre locos como “Jedi” y aunque despues se rie y dice que es broma, casi ni le creo. Despues de todo hablamos de la misma persona que se inclinó casí intantaneamente por el nombre Lucas por la posibilidad de decirle a su hijo “Luke, I’m your father”. En serio.

Y yo que creía que este asunto sería como una epifanía, Que simplemente leeriamos al mismo tiempo un nombre en unos créditos de una pelicula o un libro y sabríamos que ese era el nuestro. Mas bien ha sido mas llamadas a medio día de trabajo con “¿que te parece xxxx, para el bebé”, seguidos por “hmm… quizás” o “no estoy segura/o” o simplemente “ew”.

Así estamos, no ha habido progreso. Mientras mi familia se refiere al niño como “Schlomo” o “Schlomito”.

Acepto sugerencias.

Circuncidar o no circuncidar. Esa es la cuestión

CircuncisiónAquellos que estamos esperando a un bebé nos enfrentamos con muchas decisiones importantes. Elección del medico que traerá a la creatura, el nombre del bebé, quién será su pediatra, entre otras.

Pero los que vamos a tener niños, a parte de las antes mencionadas y otras que no lo fueron, tenemos que decidir si vamos a circuncidarlo.

La circumcisión consiste en el corte de una porción de piel que cubre parcial o completamente el extremo del pene.

Este procedimiento tiene un origen religioso ligado al nacimiento del pueblo hebreo. Desconozco si alguna otra civilización haya hecho uso de esta práctica.

Desde el punto de vista científico se han realizado estudios al respecto, aunque estos no son concluyentes.

Estudios indican que los niños que mo se hayan realizado este procedimiento tienen más probabilidades de adquirir infecciones de orina que los que fueron sometidos a la operación.

Por otro lado, tampoco son concluyentes los resultados que relacionan la circuncisión con las enfermedades de transmisión sexual, (ETS).

Tanto el hacer o no el procedimiento acarrea ventajas y desventajas. Realizarla podría acarrear hemorragias y/o infecciones graves a causa de la operación. Pero al mismo tiempo no hacerla podría traer infecciones al no ser higienizado de forma correcta.

Los padres debemos sopesar los riezgos contra los beneficios. Y si la decisión es circuncidar, es preferible hacerlo al nacer para minimizar el dolor.

Nueva categoría en este blog: Paternidad

Paternidad

Quizas estoy un poco tarde para esto. Hace unos meses nos comunicaron a Alina, mi compañera, y a Mi que seríamos padres.

Que miedo, que alegría, cuanta ansiedad. Es increible cómo ese tipo de noticias te cambian la vida. En realidad el tema económico no es lo que más me asusta, pero la responsabilidad de criar a una persona, a un ciudadano. Que Dios nos acompañe.

Este es un post introductorio a la nueva categoría que he decidido incluir en este blog. En los próximos días estaré posteando sobre este tema. Compartiré las experiencias en el médico, una que otra foto, lecturas sobre el proceso de aprendizaje.

Trataremos de postear algo relacionado con este tema todos los jueves. Vamos a ver como nos vá.